Transición del calzado convencional al minimalista
Transición del calzado convencional al minimalista
   07/10/2021 19:53:35    Comentarios 0
Transición del calzado convencional al minimalista

El calzado minimalista se caracteriza por su flexibilidad y ligereza, por su puntera amplia que no ejerce ninguna presión en los dedos y porque la suela no presenta inclinación entre la puntera y el talón. Además, esta es de bajo grosor, permitiendo así una mayor sensibilidad con respecto al suelo.

Estas particularidades favorecen que el calzado minimalista respete en todo momento el movimiento natural del pie sin interferir en su anatomía, siendo la sensación al caminar lo más similar a la que tendríamos si lo hiciéramos descalzos.

El calzado convencional, a pesar de poder resultar más cómodo en principio, no es necesariamente el más conveniente para la salud de los pies, por sus soportes y su inclinación. (1)

Además, suele ser el origen de muchas dolencias articulares y malformaciones en diferentes partes del cuerpo como la espalda, las rodillas, la cadera o el propio pie. (2)

El calzado minimalista, por el contrario, es el más recomendado para nuestros pies y articulaciones en general, pues se han demostrado los numerosos beneficios que aporta a nuestro cuerpo. Y es que nos previene de lesiones, ayuda a fortalecer la musculatura de los pies y de las piernas, mejora el equilibrio y reduce la tensión general y el estrés. (3)

Por esto, su uso está extendiéndose y cada vez es más popular entre el público en general, no solo en el ámbito deportivo.

No obstante, no es un calzado “fácil” a priori, por lo que es importante tener en cuenta algunas consideraciones previas si estamos decididos a utilizarlo.

La transición entre el calzado convencional y el calzado minimalista debe hacerse de forma progresiva y, como todos los cambios drásticos, conlleva un período de adaptación que, al principio, puede parecer complicado.

El hecho de estar acostumbrados a un calzado con amortiguación, suelas gruesas y/o elevación en la parte del talón hace que cambiemos nuestra forma natural de caminar. Y, por tanto, las primeras veces que calzamos zapatos minimalistas, las sensaciones pueden ser de incomodidad y extrañeza en la pisada.

Aunque se trate de una forma más natural de caminar, lo cierto es que después de haberlo hecho durante años con un calzado provisto de amortiguación, nuestros músculos no están trabajados ni preparados como deberían.

Los expertos recomiendan una transición progresiva, que conlleva un aprendizaje y reeducación de nuestros pies, para poder sacar el máximo beneficio de los zapatos minimalistas y aprovechar todas las ventajas que nos ofrecen. (4).

 

Ejercicios para facilitar la adaptación al calzado minimalista

Antes de utilizar un calzado minimalista debemos preparar nuestros pies y para ello puede ser útil la realización habitual de una serie de ejercicios que nos ayuden a fortalecer su musculatura y articulaciones.

Además, un tiempo de adaptación con zapatos o zapatillas que cuenten con algunos aspectos minimalistas, pero que sigan sin ser radicalmente diferentes al calzado convencional que utilizamos hoy en día, puede ayudar a que el cambio no sea tan brusco.

El objetivo prioritario para realizar la transición con éxito será el fortalecimiento de los músculos del pie, por lo que caminar descalzo siempre que sea posible es muy recomendable.

Antes de recorrer largas distancias o correr, con un calzado minimalista, es preferible empezar dando paseos cortos o practicando descalzo por nuestra propia casa.

Otro aspecto clave que diferencia un calzado de otro es que modificaremos nuestra pisada y, en vez de apoyar inicialmente el talón, lo haremos con la parte media del pie y la puntera. Esta costumbre es difícil de corregir, ya que los zapatos convencionales, por su forma e inclinación de la suela, favorecen esa pisada con el talón.

En el proceso de adaptación al calzado minimalista es conveniente ir alternando ambos; al principio, el tiempo que llevemos calzado convencional será mayor, pero iremos invirtiéndolo según nuestros pies de vayan haciendo más fuertes y acostumbrando a las nuevas condiciones.

Hay algunos ejercicios concretos que pueden favorecer la adaptación al calzado minimalista: Realizar automasajes circulares en la planta, tratar de mover los dedos de forma independiente, caminar de puntillas y sobre los talones, tratar de levantar objetos con los dedos, rodar los pies sobre una pelota, simplemente andar descalzos por casa, etc.

Todos estos ejercicios contribuirán a fortalecer el arco plantar, los gemelos e isquiotibiales y el tendón de Aquiles ayudarán a recuperar la separación entre nuestros dedos y nos permitirán recuperar la postura natural de nuestro cuerpo con las adaptaciones musculares y posturales necesarias.

 

Principales dificultades para adaptarse al uso de calzado minimalista

A pesar de los numerosos beneficios que aporta el calzado minimalista a nuestro cuerpo, puede que no todo sean ventajas si la transición no se efectúa de la forma correcta y gradualmente.

El primer factor negativo para alguien que se inicia en este tipo de calzado es la sensibilidad al tacto del suelo, esto es debido al bajo grosor de la suela y a su flexibilidad.

Por ello, en terrenos irregulares el uso de zapatos o zapatillas minimalistas puede ser especialmente difícil, sobre todo al principio.

Hay que tener en cuenta que con un calzado minimalista nuestros pies están menos protegidos y son más vulnerables a sufrir impactos o heridas producidas por elementos externos.

Otro inconveniente para los principiantes, debido a la falta de costumbre y a la escasa o nula preparación de nuestros músculos a este nuevo tipo de pisada y de postura corporal,  puede ser la aparición de sobrecargas musculares o dolor en las articulaciones, por ejemplo, hasta que nos adaptamos a su correcto uso.

En conclusión, es importante no ser extremistas en la elección del calzado. La transición de uno de tipo convencional a uno minimalista debe pasar obligatoriamente por un período de adaptación y hacerse de forma gradual.

No es obligatorio dejar de utilizar por completo zapatos convencionales o zapatos de tacón esporádicamente, pero es importante conocer los beneficios que el calzado minimalista puede ofrecernos y disfrutar del proceso de cambio, ya que nuestros pies poco a poco lo agradecerán e irán adaptándose a una forma más saludable de pisar.

Desde Nummulit os invitamos a consultar nuestro catálogo de zapatos minimalistas casual, y deportivos. Destacan por su comodidad desde el primer uso.

 

(1) Perl DP, Daoud AI, Lieberman DE. Effects of footwear and strike type on running economy. Med Sci Sports Exerc. 2012;44(7):1335-1343. doi:10.1249/MSS.0b013e318247989e

(2) Shu Y, Mei Q, Fernandez J, Li Z, Feng N, Gu Y. Foot Morphological Difference between Habitually Shod and Unshod Runners. PLoS One. 2015;10(7):e0131385. Published 2015 Jul 6. doi:10.1371/journal.pone.0131385

(3) Ridge ST, Olsen MT, Bruening DA, et al. Walking in Minimalist Shoes Is Effective for Strengthening Foot Muscles. Med Sci Sports Exerc. 2019;51(1):104-113. doi:10.1249/MSS.0000000000001751

(4) Fuller JT, Thewlis D, Tsiros MD, Brown NAT, Buckley JD. Six-week transition to minimalist shoes improves running economy and time-trial performance. J Sci Med Sport. 2017;20(12):1117-1122. doi:10.1016/j.jsams.2017.04.013

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para publicar comentarios